Que no te pesen los lunes

Yo era de esas personas que odiaba los lunes, pero llegó uno en el que dije hasta aquí. Me cansé del ánimo insoportable que podía llegar a tener y decidí que tenía que mejorarlos con planificación. Fue un proceso de mucha introspección, análisis de mi todo, mi rutina, yo como persona, hasta de mis metas, sueños y pasiones. Podrá sonar muy simple 'odiar los lunes', pero sentirte con desmotivación, con cansancio o aborrecimiento (o todas las anteriores) tiene una raíz y solo la sabes tú.

Hace algún tiempo leí un estudio sobre eventos cardíacos y su relación con los lunes. Entre los resultados se pudo identificar que de todos los días de la semana, son en los lunes cuando más ataques al corazón sufren las personas. Una de las razones se le adjudica al mismo estrés que causa comenzar una semana nueva, dependiendo de las demandas individuales de cada persona, ya sea en trabajo, familia. Esto nos permite evidenciar que esa predisposición que se va teniendo de los lunes, nos hace colocarnos en un modo de anticipación, el cual puede tornarse en angustia y dañarnos el día sin tan siquiera haberlo comenzado. 

Y ahora... qué tal si intentas comenzar una práctica consciente y amigable con tus lunes. Los cambios se logran poco a poco y si vas creando un hábito que brinda un efecto positivo, por más pequeño que lo consideres, éste va cambiando tu identidad, va creando una mejor versión de ti.

1. Haz un to-do list. Quienes me conocen saben que soy fan de hacer listas y ando con mi agenda siempre. A mis listas le hago listas adicionales. Mirar mi agenda y saber que voy haciendo cosas, tachándolas, añadiendo otras, como Virgo que soy, me brinda paz. Tomar el fin de semana para hacer una lista de tareas de la semana es una manera de ir eliminando preocupaciones y dejándolas en papel. Si sabes que tienes que llevar una ropa al laundry, no confíes en tu memoria, vacía esa información en tu lista y ya es algo menos que tienes que estar recordándote una y otra vez. 

2. Haz alguna tarea de esa lista antes de que comience la semana. Visualmente, comienzas con tareas ya realizadas de tu lista y eso, aunque pienses que es una tontería, ya se convierte en motivación y ves movimiento en tus deberes. 

3. Deja para ese día una actividad que sepas que te brindará un ratito de felicidad. Comienza una serie de tv, prepara una cena diferente por la noche, llama a un familiar o amistad y pónganse al día con la vida. 

4. Sigue la regla de una hora. Dormir más no significa que eliminarás el cansancio. Así como también, no es la cantidad del sueño sino la calidad. La Dra. Annise Wilson, especialista del sueño indica que en muchas ocasiones esos descansos prolongados de los fines de semana, acostarse muy tarde y/o levantarse tarde alteran tu patrón de sueño y esto se refleja en cansancio que puede pesarte más los lunes. Es por esto que se exhorta a seguir la regla de una hora y ésta consiste en que los fines de semana no te acuestes, ni te levantes a más de una hora de diferencia de la hora normal que lo harías en día de semana. Si regularmente te levantas a las 6, en fin de semana hazlo a más tardar las 7. 

5. El super outfit de la semana. Escoge un outfit que te guste y sea cómodo. No esperes al viernes, empieza la semana con ropa que te haga sentir bien, que favorezca tu figura.

6. Crea tu ritual. Yo siempre con mis rituales, pero sí. A nuestro cerebro le encanta la rutina y puedes aprovechar eso para manejar tus emociones y sentimientos. Escoge una esquina de tu hogar que tenga luz natural, desayuna allí, bebe tu café o té, verifica tu to-do list, prende una vela con un aroma que te encante y cierra tus ojos por 5 minutos. Las opciones son interminables.

7. Prepara tu mantra de la semana. Aunque el origen de los mantras proviene del hinduismo, en la actualidad otras religiones y también la psicología han adoptado su función para beneficio terapéutico y fortalecimiento espiritual. Esto consiste en repetir una palabra o frase que tenga un significado importante, contundente, compasivo y/o reparador. Por ejemplo, si sabes que tendrás una semana retante profesionalmente puedes decirte "Tengo todas las herramientas para triunfar" o "Abro mis brazos al éxito que merezco". Cada vez que entre alguna duda o angustia, lo repites en tu mente, lo dices en voz alta y continúas con tu día. 

8. Música para tus oídos. Es momento de hacer un playlist de las canciones que te hacen sonreír y te invitan a cantar y bailar. Ya sea en tu casa, auto o en el trabajo, enciende la bocina y disfrútala. Es lunes... wepaaaaa.

9. Journaling. Practica la escritura reflexiva, es bien sanadora, pero si no quieres comprometerte a escribir siempre, puedes escoger un prompt para la semana, una pregunta o reflexión y escribe sobre eso. Algo como "5 cosas que agradezco en mi vida" "Qué me hizo sonreír la semana pasada". También puedes escribir todo lo bueno que pasará en la semana, cómo disfrutarás de una semana próspera, etc.

Y por último...

10. Voluntad. Debes querer comenzar una magnífica semana y dejar los pensamientos negativos y el cansancio a un lado. Nuestro cerebro es bien poderoso, edúcalo para que no le pesen los lunes. 

XOXO,

Fran

Leave a comment